Archive for the ‘Ginny Weasley’ Category

h1

Ginny Weasley, la mala

febrero 23, 2008

Harry Potter se había quedado sólo. Ron había sido asesinado por lord Voldemort para que Harry y Hermione pudieran escapar pero Harry había aparecido sólo en La Madriguera, supuso que ese último Avada Kedavra le había dado a Hermione. Todo era su culpa, ¿Cómo podría explicarle a la familia Weasley que Ron había muerto? Pero tendría que buscar como explicarlo, debido a que el único lugar donde se sentía seguro era ahí en La Madriguera, donde también vivía su amada Ginny.

Harry abrió la puerta, no había nadie en la cocina donde usualmente se encontraba la Señora Weasley. Harry entró a la casa y empezó a subir las escaleras, llegó al cuarto donde hacía poco pertenecía a Ron. Vio la fotografía de él junto a Ron y Hermione y una lágrima empezó a recorrarle la cara. Se la limpió y empezó a sentir un olor, ese olor con el que identificaba a Ginny, sin duda era  Lacoste Pink. Al voltear, vio a Ginny. Harry no supo que decir, Ginny se le acercó y lo abrazó.

“Todos han muerto” Le dijo Ginny. “Hace ya varios días que no he visto a nadie y me alegra mucho que estés aquí” le volvió a decir Ginny.

“¿Cómo que todos han muerto?” Preguntó Harry.

Ginny le contó que toda su familia y toda la Orden había salido a emboscar supuestamente a Voldemort debido a un mensaje/patronus que envió Kingsley. Luego apareció en El Profeta, los cuerpos inertes de todos los Weasley y la Orden del Fénix. Todo había sido una trampa.

“¿Estaría Kingsley del lado de Voldemort?” Preguntó Harry.

“No creo, pienso que podía estar siendo controlado por la maldición Imperius” Contestó Ginny.

Harry no sabía que hacer. En La Madriguera sin duda estaba protegido, puesto que los únicos Guardianes de los Secretos serían él y Ginny, y habia suficiente comida como para vivir unos años y lo que más quería Harry en el mundo era vivir junto a su querida pelirroja.

“Harry, creo que deberíamos quedarnos juntos aquí, ya no hay nada que hacer” Dijo Ginny.

“Pienso igual” Dijo Harry.

Y así empezaron Harry y Ginny a vivir juntos. Harry nunca había sido tan feliz, cada mañana al despertar se volteaba y veía a su hermosa pelirroja de ojos verdes a su lado. La cicatriz no le había vuelto a doler y sentía que por fin sería feliz para siempre.

Pero la felicidad era muy utópica.

Una mañana, Harry despertó y cuando volteó a ver a la chica con la que queria pasar el resto de sus días, se encontró solamente unas sábanas revueltas y unas almohadas ya usadas. Harry se asustó y tomó la varita.  Empezó a caminar y vio en la sala, a una chica rubia de espaldas.

Harry alzó la varita y preguntó “¿Quién eres y qué has hecho con mi Ginny?” Esa chica de espaldas río, una risa fría que al mismo lord Voldemort hubiese asustado.

La chica empezó a voltear y Harry no pudo creer lo que vio. Era Ginny, podía sentir su olor, la reconocía por sus ojos verdes pero su cabello era diferente.

“Accio Varita de Harry” Gritó la pequeña y hasta ahora chica buena de la familia Weasley.

Harry se encontraba desarmado. “¿Qué haces Ginny?”

“Muhauhauahuahuahuahauaha. No pensé que eras tan tonto e inocente Harry. Todo ha salido como lo planée. Primero le lanzé una maldición Imperius a Kingsley y logré que engañara a toda la Orden y a mi familia. Luego, Hermione apareció antes que tú y la asesiné, así que cuando llegaste, creíste que Voldemort la había asesinado.”

“¿Ginny por qué?”

“¿Cómo que por qué? Porque me cansé de que todo girará en torno a ti. Me cansé de mi familia, me cansé de que no reconocieran mis habilidades, me cansé de que no me dejaran estar en misiones de la Orden del Fénix. Así que me uní a Voldemort, quien si ha apreciado mis talentos y quien te asesinará a continuación.”

Del fondo de la habitación, apareció lord Voldemort. La cicatriz empezó a doler y Harry cayó al suelo gritando.

“Lo has hecho todo muy bien Ginny, sin tí, no hubiese podido tener a Harry para matarlo, sin ti, no hubiese podido asesinar a toda la Orden del Fénix”. Dijo Voldemort

“Gracias mi Señor”. Dijo Ginny

“Y ya que has cumplido tu misión, no veo para que necesitarte. Avada Kedavra”

Y Ginny cayó a los pies de Voldemort. Ginny había muerto pensando que estando del lado de Voldemort, había elegido el camino correcto.

“Y ahora Potter, es hora de que acompañes a tu amada. Puedes haber destruido todos mis horcruxes, pero ahora estás sólo y sin varita.”  Dijo Voldemort.

“No está sólo” Una voz que tanto había atormentado a Harry en Hogwarts, ahora estaba diciendo que Harry no estaba sólo. Era Severus Snape.

Continuará.

Anuncios
h1

Memorias de Ginny Weasley IX

febrero 23, 2008

Estaba junto a mamá en La Madriguera. Mamá no paraba de caminar y dar vueltas por toda la casa. Faltaban unas horas para que la Orden llegara junto a mi amado y odiado Harry pero mamá no paraba de ver la hora. Desesperada, me fui a mi habitación que olía a Lacoste Pink (mi perfume favorito).

¿Por qué tenían que ir a buscar a Harry? No entiendo por qué no vino a La Madriguera una vez que salimos de Hogwarts o por qué no dejan que Voldemort lo asesine de una vez. No, tienen que hacer un inmenso plan para ir a buscarlo.

~

“Por Moody”. Gritaron todos y empezamos a tomar Whisky de Fuego. Ya Harry estaba en casa, pero Moody murió en el camino y mi hermano George perdió una oreja. Mucha gente había muerto por Harry, ¿acaso no merece que él muera? Sí, debe morir y lo asesinaré yo misma el día de su cumpleaños.

~

Estoy preparando la habitación donde asesinaré a Harry, pero para poder asesinarlo, tengo que seducirlo. Me acostaré con él y cuando estemos en pleno acto, utilizaré El Puñal de Herpo el Loco que Voldemort me había entregado. Sí, así haré.

h1

Memorias de Ginny Weasley VIII

enero 28, 2008

Dean, Dean. ¿Qué me atrae de este sangre mestiza? Realmente creo que nada, Dean Thomas simplemente sustituyó el papel que tenía Luna en mi vida.

Mi quinto año en Hogwarts… Empiezan los TIMOs. Creo que las materias que más me preocupan son Historia de la Magia, Herbología y Astronomía. Si el examen de Historia de la Magia fuese sobre Historia de la Magia Oscura, seguramente vería un Extraordinario, pero como solo trata de hechos históricos manipulados, siempre visto desde el punto de vista del Ministerio de Magia y Hogwarts.

Seguí jugando Quidditch, realmente siento que tengo un gran talento para este deporte.  Cada día juego mejor y Harry ha empezado a notarlo. Harry ha empezado a notarme.

Eso me ha hecho muy feliz, que Harry me note. Cada día trata de hacer algo para que se fije en mí. He vuelto a olvidarme de Voldemort, ya no estoy vigilando a Draco como me lo pidió mi Señor.

Sigo estudiando. Ya la Cámara de los Secretos se ha vuelto mi lugar de estudio. He llevado una silla y un escritorio y me siento a estudiar y a leer todos los libros sobre Magia Oscura y los requeridos para presentar los TIMOs.

~

Harry me besó. Frente a todo Gryffindor. Fue interminable, sentí que volaba, volaba como cuando jugaba Quidditch, su beso fue como si hubiese atrapado una Snitch en un Mundial de Quidditch. No quería despegarme, no quería que sus labios dejaran de tocar los míos.

Nos separamos pero esa misma noche, volvimos a encontrarnos en la Sala Común, y continúamos con ese apasionado beso.

Lo amo y a lo vez lo odio. No se como explicarlo.

~

Cada día me siento más confundida, cada día me cuestiono a mi misma. ¿Estaré haciendo lo correcto al unirme a Lord Voldemort? ¿Es la Magia Oscura el camino correcto? Tengo miedos y preocupaciones, creo que mi familia no me quiere lo suficiente, creo que realmente nadie me ama, creo que nadie me aprecia totalmente. Creo que debo…

~

Avada Kedavra.

Maldiciones y encantamientos salían en todas direcciones. Mortífagos en Hogwarts! Draco había cumplido su misión, los mortífagos habían logrado entrar a Hogwarts. Mcgonagall, a quien siempre había visto como una anciana, lanzaba embrujos y maldiciones como toda una joven.

Snape y Draco bajaron corriendo. Seguido de ellos, venía mi querido y odiado Harry persiguiéndolos.

~

Una Tumba Blanca. Mucha tristeza, hasta yo me sentí mal. Aunque nunca le había tenido aprecio a Dumbledore, era un gran Mago y creo que una de las pocas personas que me tenía un poco de aprecio, aunque Harry y Hermione siempre se lo llevaban todo.

Harry volvió a dárselas de héroe y dijo que teníamos que separarnos por un tiempo. Le dijé que sí, pero dentro de mí sentí un enorme dolor. Otro más que me deja, me sentí mucho más triste que cuando Luna me dejó. Odio a Harry, lo detesto, pero me atrae demasiado, hay algo en él que me hace amarlo, amarlo profundamente.

h1

Memorias de Ginny Weasley VII

enero 28, 2008

El Puñal. Bajé a la Cámara de los Secretos y empecé a leer Transformatum Mortis, un ensayo escrito por Herpo el Loco donde analiza la muerte y como la muerte nos transformas a los muertos y a nuestros conocidos. Es muy interesante y es donde Herpo decide hacer un experimento para demostrar que la muerte puede ser superada. Es un poco complicado pero las anotaciones de Slytherin y Voldemort me ayudaron a entenderlo.

Transformatum Mortis explica que cuando morimos, caemos en una especie de trance donde podemos tomar varios caminos. Los caminos que Herpo nos explica, son los de dejar nuestra marca en el mundo como fantasma, también está el camino de seguir adelante y otros 3 caminos de los cuales Herpo solo llega a conocer uno que es el camino de regreso donde nos convertimos en un cuarto estado de la materia y donde no estamos ni vivos ni muertos pero podemos volver a estar vivos, si aplicamos los encantamientos necesarios.

Es realmente complicada su teoría pero dice que para llegar a tomar ese camino, tenemos que haber dejado una parte de nuestra alma encerrada en un objeto. A eso, él lo llama horcrux. Horrocrux es un objeto mágico donde un mago guarda una parte de su alma. Para poder hacer eso, hay que romper nuestra alma y eso solo ocurre, cuando asesinamos.

Me sorprendió, fue que Voldemort dejó una anotación en el libro, donde puso el número 7 y en vez de horcrux, escribió horcruxes.

Miré La Daga y me di cuenta que no era el horcrux de Voldemort. Era uno de sus horcruxes.

~

Empezamos a correr y nos encontramos con Harry y Hermione en el Puente

~

Luego de volar sobre los Thestrals (estos animales siempre me recuerdan a los besos de Luna), llegamos al Departamento de Misterios. Me asusté un poco, ya que los mortífagos querían asesinarme, si tan solo supieran que yo era la mortífaga favorita de mi señor y no esa sucia vieja de Bellatrix.

Me escondí, y cuando me di cuenta, Voldemort estaba a mi lado. Me preguntó ¿Dónde está Harry? Y le dije que perseguía a Bellatrix para asesinarla. Al instante desapareció y minutos después vi a Dumbledore corriendo (¿Cómo ese anciano estaba tan en forma?)

Mi amado y a la vez tan odiado Harry, volvió a ganar. Voldemort tuvo que escapar ya que aparecieron muchos aurores y además estaba Dumbledore.

~

Estos fueron los recuerdos más hermosos de mi cuarto año en Hogwarts. Fui novia de Michael Corner, pero sus besos no eran tan deliciosos como los de Luna. Al final del año, Luna me pidió que no quería seguir siendo mi amante, que de verdad ella no sentía amor hacia mí. Yo tampoco sentía amor hacia ella, solo sentía un enorme placer.

h1

Memorias de Ginny Weasley VI

enero 28, 2008

Volvió. Mi señor volvió pero todavía no he podido conocerlo en persona y siento que nunca podré conocerlo. Ya no estoy en La Madriguera, ahora estoy en una casa mucho más grande y llena de historia de Sangre Pura, Magia Oscura y más. Es la casa del padrino de mi amado y odiado Harry. Nos encontramos en Grimmauld Place, 12, la Nombre y Ancestral Casa de los Black.

Mi madre nos ha mandado a mí y a mis hermanos, a ayudarla a limpiar toda la casa. Esto ha tenido sus cosas buenas, ya que he encontrado muchos artefactos y libro sobre magia oscura.

En la habitación donde me estoy quedando, también está durmiendo Hermione. He empezado poco a poco a tener una mejor relación de amistad con ella y me ha contado muchos secretos, como que por ejemplo, siguió viéndose en secreto con Viktor Krum. También me dijo que estaba enamorada de mi hermano Ron. Me preguntó si sabía que le gustaba, sus pasiones, sus amores; yo le conté que Ron nunca había estado con una chica y que era muy infantil, que mejor se buscaba a otro chico ya que él no buscaba nada serio con una chica. Hermione dijo que tenía razón, que ella hacía todo para que él la notara y que sentía que nunca él la amaría y que le gustaba Krum pero ya era muy grande para ella y solo la quería para lo físico.

Empecé a consolar a Hermione y luego que se calmó, cada una se fue a dormir.

~

Durante toda mi estadía en Grimmauld Place, busqué la forma de salir y encontrarme con mi señor. No hubo oportunidad, el tiempo pasó muy rápido y cuando me di cuenta, ya me encontraba en el Bosque Prohibido, besándome con Luna.

Las clases continuaron, ya mis habilidades mágicas eran muy notables, al igual que mi cuerpo. Empecé a sentirme muy bien conmigo misma, los chicos me silbaban, cada vez demostraba más talento en mis clases y hasta empecé a jugar Quidditch.

Todo parecía estar muy bien, hasta llegué a olvidarme de mi señor hasta que una noche, la profesora Mcgonagall nos llevó a mí y a mis hermanos al Despacho de Dumbledore. Papá estaba gravemente herido, luego me enteré que estaba en una misión especial para La Orden del Fénix y que había sido atacado por Nagini.

Me encontraba en San Mungo y sentí de repente un doloroso y placentero calor en mi brazo izquierdo. Cuando me di cuenta, no me encontraba ya en San Mungo, estaba al parecer en un bosque. Por poco creí que era el Bosque Prohibido y que todo había sido un sueño mientras Luna me daba placeres, pero no fue así. Tenía frente a mis ojos, a Lord Voldemort, a mi señor.

No sabía como reaccionar, era realmente feo, no era ese galán que una vez había sido de joven. Sus ojos eran rojos y sin párpados, no tenía cabello, su piel era blanca muy blanca, sus manos eran puro hueso. Por poco creí que ese no podía ser mi Señor, hasta que empezó a hablarme en parsel. Le respondí en la misma lengua y me pidió un favor. El Señor Tenebroso me pedía un favor a mí, la pobre y desdichada niña Weasley. Me entregaba en mis manos el famoso Puñal de Herpo el Loco. Leí mucho sobre este puñal, tenia una gran cantidad de usos, como por ejemplo, podía romper encantamientos como el Fidelius (aunque no era fácil, había que usarlo en un lugar exacto).

Mi señor me preguntó si había leído sobre los horcruxes. Le conté que sí. Mi señor me dijo que ese Puñal era su horcrux, y que yo debía cuidarlo muy bien. Luego de eso, me dijo que ninguno de sus mortífagos sabía que yo era mortífaga. También me dijo, que yo era su mortífaga favorita y que algún día me convertiría en una poderosa bruja.

h1

Memorias de Ginny Weasley V

enero 28, 2008

Luna y yo entramos a la cabaña de Hagrid. Nos sentamos, Luna se veía un poco nerviosa. Hagrid empezó a preparar un té y yo comencé a pensar como hacer para que Hagrid no dijera nada. ¿Algún encantamiento para borrarle la memoria, maldición Imperius, darle un poco de placer a ese semi-gigante?

Hagrid se volteó, nos miró muy nervioso y nos dijo: “Ya se como resolveremos esto”.

~

Luna y yo salimos de la cabaña y empezamos a dirigirnos a nuestras respectivas salas comunes. Nos despedimos con un beso en la mejilla, aunque me hubiese encantado volver a besar sus carnosos labios, pero no en público y menos después de lo que sucedió en la Cabaña de Hagrid.

Poco antes de llegar a la Sala Común, me encontré con Moody (que en realidad era Barty). Me invitó a su oficina. Dentro de su oficina, me dijo que durante la Tercera Prueba, se llevaría a cabo el plan, y cuando me diera la señal, tenía que ir a la Casa de los Gritos y esperar ahí a mi señor. Me llené de emoción y dormí muy feliz esa noche (a pesar de todo lo que había sucedido hace minutos en la Cabaña de Hagrid).

~

Sonaba la música. Mis padres se veían muy emocionados debido a que Harry ya estaba en la Tercera y última prueba y podía ser el ganador del Torneo de los Tres Magos. Mi Harry, mi querido y odiado amor platónico, siempre recibiendo tanto atención de mis padres.

Cada participante empezó a entrar al laberinto. Yo gritaba de emoción al igual que todos los que estaban a mi alrededor, salvo que yo gritaba de la emoción que sentía debido a que pronto vería a mi Señor.

Pasaban los minutos y yo lo sentía como una eternidad. Vi a Luna del otro lado, le hice señas y bajamos. Nos escondimos detrás de un árbol y empezamos a besarnos. Se oyeron gritos, así que salí corriendo a ver que sucedía. Harry había llegado y traía consigo el cuerpo de Cedric.

Me asusté, creí que Harry había asesinado a Cedric y a mi señor. Estuve apunto de huir, esconderme hasta que vi a Barty llevarse a Harry. No confiaba en Barty, así que me acerqué a Dumbledore y le pregunté: ¿A dónde lleva Moody a Harry?

Dumbledore se asustó, llamó rapidamente a Snape y Mcgonagall y los tres salieron corriendo.

~

Había dos dementores y estaba Fudge. No confiaba en Barty, seguro me iba a delatar, así que utilicé la maldición Imperius, y Fudge le ordenó al dementor que le diera un beso a Barty.

h1

Memorias de Ginny Weasley IV

enero 28, 2008

Esta memoria contiene escenas que solamente pueden ser leídas por mayores de edad.

Estoy sumamente triste y deprimida. Primero, mi señor le confía una gran misión a Barty Crouch Hijo, luego este no me deja ayudarlo y para más colmo, en la segunda prueba, el tesoro que Harry tiene que rescatar es a mi hermano Ron. ¿Es Harry gay? Debe ser que tanto dormir juntos en La Madriguera y en Hogwarts ha generado eso. Fleur rescata a su hermana, eso está bien aunque yo nunca rescataría a mis hermanos, Viktor rescata a Hermione, no se que le ve, es fea pero esta bien es un chico rescatando a una chica, Cedric rescata a Cho, otra vez más pero sucede lo mismo que lo anterior, y Harry rescata a Ron.

Como me hubiese gustado que me rescatara a mí, que me agarrara entre sus brazos, que me llevará a la superficie y agradecerle con un húmedo beso. Pero no sucedió así. Tampoco me invitó al baile, bueno en realidad si me invitó pero mi señor me mandó a vigilar a Longbottom a ver si podía tener relación con la profecía. Longbottom es un tonto y al final del baile, trató de besarme. Lo besé, pero solo por cortesía y porque no había besado a un chico desde hace meses.

Con quien si me había besado y habíamos llegado a un poco más que besos, fue con Luna Lovegood. Luna es una chica tierna y hermosa, realmente inocente pero muy sabia en el fondo. Estábamos en el Bosque Prohibido, junto a unos supuestos Thestrals. Me agarró la mano luego de contarme sobre la muerte de su madre y para consolarla, empecé a besarla. Luna no se apartó, siguió besándome, ella es una chica no muy sociable, su única amiga soy yo y creo que sintió un poco de miedo de rechazarme ya que se quedaría sin amigos. Con Luna segui viéndome a seguido, siempre nos citábamos en el Bosque Prohibido, pero un día, Hagrid nos encontró en plenos besos.